La vuelta al cole no significa únicamente volver a las aulas, sino el comienzo de nuevas actividades tras el periodo estival. Entre ellas, solo destacar la vuelta a los gimnasios para perder esos kilos de más que se han acumulado tras las vacaciones. Pero para que nuestro esfuerzo tenga sus recompensa debe ir acompañado de un control profesional como el que te ofrecen los monitores de gimnasio.

Si t’agrada l’esport i vols dedicar-te professionalment a això, no pots perdre’t aquest article sobre cicles formatius, en el qual t’expliquem com pots convertir-te en monitor de gimnàs.

No es obligatorio tener un título universitario o de FP para poder ejercer esta profesión. La mayoría de los gimnasios valoran una formación específica y experiencia profesional en la disciplina a impartir. Sin embargo, a la hora de buscar un trabajo de este tipo o progresar en tu carrera profesional, resulta de gran utilidad contar con el Grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, el antiguo INEF. También hay estudios de postgrado, como el Máster en Gestión Deportiva o el Master en Entrenamiento Personal, aunque no son requisitos imprescindibles para poder trabajar en un gimnasio.

Como formarte para ser monitor deportivo

Otro curso de formación reglada y temática deportiva que te puede servir para trabajar en un gimnasio es el grado de formación profesional que otorga el título de Técnico Superior en Actividades Físicas y Animación Deportiva.

Un elemento que sí es muy importante consiste en formarse de manera específica en una de las actividades dirigidas que quieres impartir. Hay una gran variedad de cursos que te preparan para ser monitor, tantos como clases hay en un gimnasio. Lo recomendable es que selecciones los cursos relacionados con una disciplina muy popular, que se enseñe en la mayor cantidad de gimnasios posibles, ya que las modas también influyen en la programación de actividades de los gimnasios.

Podrás encontrar cursos que te preparan para ser instructor de pilates y otras actividades dirigidas, como GAC o zumba, spinning o body combate, por citar solo algunos ejemplos. Otras actividades muy populares y que probablemente nunca faltarán en un gimnasio son musculación, culturismo y fitness. También existe la posibilidad de formarse como entrenador personal, un lugar surgido hace relativamente poco tiempo, mucho más dinámico ya que te permite abarcar diversas disciplinas, y con el que también puedes trabajar fuera del gimnasio con clientes propios.

 

La importancia de la especialización


Una vez que has elegido la disciplina, solo falta decantarse por un curso concreto. Elige uno que se amolde a tus necesidades y horarios, pero con las suficientes horas para abordar todos los contenidos necesarios. También es recomendable que el centro tenga convenios con gimnasios de tu ciudad en los que puedas realizar prácticas. Las prácticas en empresa pueden ser un elemento diferenciador a la hora de buscar trabajo, ya que te aportarán tu primera experiencia sobre el terreno y te permitirá aplicar los conocimientos teóricos a la práctica de tu actividad profesional, un aspecto muy importante en la actividad física.

Finalmente, asegúrate de que el centro tiene prestigio en el sector y buenas críticas por parte de los alumnos. También es muy importante que emita un diploma o certificado acreditativo en el que muestre la carga lectiva del curso y las prácticas realizadas.

 

Copyright © 2015 Pixel Theme Studio. All rights reserved.